Niños y niñas inauguran con juegos la nueva sede de Semilla en el barrio de Sigra

Semilla para el Cambio inicia una nueva etapa llena de ilusión en el nuevo edificio recién inaugurado en el barrio de Sigra, Varanasi, donde viven las comunidades de recogedores de basura con las que la ONG trabaja en diversas áreas desarrollando sus programas de educación, nutrición, salud y empoderamiento de la mujer.

La inauguración del centro se realizó el pasado 7 de abril con la asistencia de todo el equipo de Semilla y todas las alumnas y alumnos del centro. Tras la distribución de los estudiantes en las nuevas aulas y un tiempo de juegos en el que participaron profesores, coordinadores y voluntarias, se repartió el pastel de bienvenida. Pastel en la inauguración de Sigra.«Esperamos que disfrutéis de este nuevo centro como si fuera vuestro, un espacio para aprender y divertiros con compañeros y compañeras que os permitirá estar más cómodos en clase y zonas comunes», dijo la directora de Semilla, María Bodelón.

Durante su discurso, la directora también instó a los pequeños y pequeñas a cuidar del material, los juegos didácticos y la nueva biblioteca, en la que todos y todas podrán hacer uso de los libros tanto en la escuela como en Niños jugando en la inauguración en Sigracasa.

«Es realmente emocionante ver a niños y niñas felices y encantados, con mucho más espacio y unas aulas pensadas y adaptadas a sus necesidades. Sin duda, nuestros esfuerzos han merecido la pena y sus sonrisas son el mejor premio», expresó Bodelón.

El número de beneficiarios ha ido creciendo en el barrio de Sigra durante estos años y en este centro desarrollan su actividad diariamente más de un centenar de personas entre alumnado, profesorado, trabajadoras del taller de Marina Silk (que integran el proyecto de empoderamiento de la mujer de Semilla), alumnas de las clases de alfabetización y coordinadores; por lo que eran necesarias unas instalaciones más amplias, que hoy son una realidad.