¿Cómo puedo comunicarme con mi ahijado/a?

Desde el momento en que apadrinas, estás invitado a escribir a tu ahijado/a cartas. Puedes enviarlas a través de correo postal o por email a colaboradores@semillaparaelcambio.org. Tus mensajes pueden ser en inglés o en castellano, en cuyo caso nuestro equipo los traducirán al inglés o al hindi. Recibirás contestación a través del mail.

NOTA: Cuando escribas una carta a tu ahijado/a, ten en cuenta la edad y el nivel de inglés o comprensión que puede tener a su edad. En el caso de que el niño/a aún no sepa escribir, recibirás un dibujo como respuesta.

¿Mi aportación se destina íntegramente al niño/a?

Sí, cada aportación de apadrinamiento se destina a que un niño o niña sea escolarizado y reciba una educación de calidad. Cubre los gastos de los libros de texto, uniforme, matrícula en una escuela privada, clases de refuerzo y todo tipo de materiales y actividades que se realizan en el colegio y en el centro de la ONG. La cuota de apadrinamiento no cubre su alimentación mensual ni otros proyectos; estos se financian con otras fuentes.

¿Apadrinar me desgrava?

Como cualquier colaboración económica dirigida a los proyectos de Semilla, tu aportación te desgravará hasta un 75% en la declaración de la renta, según las actuales leyes fiscales.

¿Puedo visitar al niño que apadrino?

Si así lo deseas, sí puedes viajar para conocer al niño o niña apadrinado. Te aconsejamos que informes a nuestra oficina central para que te faciliten la coordinación del viaje y avisen a su familia.

¿Puedo enviar regalos al niño o niña que apadrino?

Pequeños obsequios son bienvenidos, pero se desaconseja enviar grandes regalos. Además de que el correo en la India puede ser poco fiable, el envío de regalos puede causar desigualdades en la comunidad, entre el apadrinado y otros niños vecinos o hermanos, lo que podría derivar en una situación de envidia o recelo.

Si deseas ayudar, es más beneficioso apadrinar a más niños o realizar una donación a Semilla para el Cambio, que asistirá a la comunidad de beneficiarios en su totalidad.

Para hacer un regalo, tienes la opción de enviarlo por correo postal o hacer un ingreso en la ONG para que la familia compre lo que más necesitan. Para más información, contacta a nuestro equipo en colaboradores@semillaparaelcambio.org.

¿Qué pasa si mi ahijado/a deja el programa de Semilla para el Cambio?

Ocasionalmente pueden ocurrir factores como que una familia regresa a su aldea de origen, el niño/a no tiene interés en sus estudios o que sus padres quieren que vuelva a trabajar. A pesar del riguroso proceso de selección que Semilla para el Cambio sigue antes del apadrinamiento, alrededor del 8% de los estudiantes escolarizados abandonan el proyecto educativo.

Si se diese un caso similar con tu ahijado/a, el equipo de Semilla te informaría

de la situación, proponiendo un nuevo ahijado/a. Aunque es una situación delicada, te pedimos comprensión y flexibilidad: el apadrinamiento es una forma de ponerle cara a la solidaridad. Que un niño/a y su familia abandonen la oportunidad que les has brindado, no debería ser razón para cerrarle la puerta a otro/a pequeño/a que espera para ir a la escuela.

¿Qué pasa si no puedo seguir pagando las cuotas?

Desafortunadamente, hay ocasiones en las que por motivos económicos o personales no se puede seguir apadrinando. Si ese es tu caso, sólo tienes que informarnos a través del colaboradores@semillaparaelcambio.org o llamándonos al 981 25 20 11.

En cuanto sea posible, asignaremos a tu ahijado/a a un nuevo padrino o madrina para que sus estudios no se vean afectados.

¿Puedo elegir la edad o sexo del niño?

En Semilla para el Cambio no hacemos diferencias, ya que todos los niños son iguales y merecen que se les brinden las mismas oportunidades, sin distinciones.

¿Puedo traer al niño o niña a España?

Semilla para el Cambio no gestiona ni aconseja esto. En primer lugar, la tramitación de un visado a España se presenta extremadamente dificultosa; al mismo tiempo, la visita a España podría generar miedo e incertidumbre a su familia o llegar a provocar al niño/a problemas de readaptación a su entorno a su regreso.