Educación integral

Los objetivos de este proyecto de Semilla para el Cambio son promover la inclusión social, reducir el trabajo infantil y mejorar las oportunidades de futuro de niños y niñas de familias desfavorecidas de los barrios de Sigra y Dashaswamedh en Varanasi (India).

A través de una educación integral, Semilla pretende romper el círculo de pobreza en el que se encuentran estas comunidades, asegurando a estos niños y niñas una vida con derechos y un futuro digno.

Pero el mero acceso a la educación no es suficiente, la calidad es un elemento fundamental, especialmente para los colectivos que sufren exclusión. En el estado de Uttar Pradesh (UP), al igual que otros estados de India, la enseñanza pública sufre de carencias fundamentales, como falta de material escolar, un número excesivo de alumnos/as en las aulas, elevado absentismo laboral entre los docentes, que dificultan enormemente las condiciones del aprendizaje.

Por ello, los estudiantes están escolarizados en dos centros educativos privados y acuden a los centros de la ONG a reforzar sus aprendizajes a través de actividades. Se apuesta por una educación de calidad en la que se promueve un conocimiento multidisciplinar, el aprendizaje de lenguas, nuevas tecnologías y la educación en valores.

Fomentamos la escolarización temprana para potenciar el desarrollo de los más pequeños y prevenir el trabajo infantil, ya que una vez que los niños contribuyen a los ingresos familiares, es difícil cambiar la dinámica familiar y lograr que los padres renuncien a esos ingresos.

Involucramos a los padres con frecuentes reuniones con la escuela y tutorías, a través de las cuales tratamos de concienciarlos del valor de la educación y asegurar la continuidad de los beneficiarios en nuestro programa educativo.

Ayúdanos a cambiar vidas

Haz que otros niños reciban una educación que les brinde la oportunidad de un futuro mejor

Apadrina

Galería de imágenes

Líneas de actuación

Nuestro programa de educación integral financia la escolarización de los niños y niñas beneficiarios/as en dos colegios privados de Varanasi —el RS. Montessory y el Care and Career—, cubriendo todos los materiales que necesitan (libros, uniformes y matrícula). Estos centros imparten clases tanto en hindi como en inglés, preparando  a sus alumnos para afrontar los retos del actual mundo laboral.

Igualmente, Semilla cuenta con un equipo propio de docentes que trabajan en los dos centros que la ONG tiene en Varanasi y que diariamente proporciona a los estudiantes clases de apoyo en las diferentes materias, así como en lectura en inglés y hindi o en informática. El objetivo es reforzar los conocimientos que adquieren en la escuela, utilizando pedagogías más dinámicas y participativas —ya que la educación en India es fundamentalmente memorística—. También se organizan otras actividades lúdicas y formativas, proporcionándoles al mismo tiempo una educación en valores y otros hábitos sociales y de higiene.

Para garantizar la calidad de sus acciones, Semilla realiza una formación constante de su profesorado, contando para ello con profesionales voluntarios que realizan estancias en Varanasi y apoyan al equipo docente, trasladándoles nuevas metodologías de enseñanza que les ayudan a mejorar el rendimiento de su alumnado.

Selección y clases preparatorias

La selección de beneficiarios/as del programa de Educación Integral se realiza tras un exhaustivo proceso de concienciación de la familia, para asegurar la continuidad de sus hijos e hijas en el proyecto.

Además de realizar entrevistas personales con padres y madres, en las que se explica la importancia de la educación y las condiciones de acceso al Programa, los niños y niñas pasan por un periodo de preparación, previo a su escolarización.

En estas clases preparatorias, los más pequeños/as se familiarizan durante unos meses con la disciplina que suponen los horarios escolares, socializan con sus compañeros y reciben las primeras nociones de matemáticas y lectura y escritura en hindi e inglés.

Igualmente, estas clases sirven para ver el grado de implicación de las familias y comprobar si envían a sus hijos/as todos los días a clase. Tras un periodo mínimo de 4 meses en clases preparatorias, y a medida que se consiguen madrinas o padrinos, los niños que demuestran aptitud y una asistencia continuada son matriculados en la escuela.