Esta semana, los alumnos/as de 5º de Sigra han dado sus primeras clases de español. El lunes empezaban con mucha ilusión esta nueva asignatura, aprendiendo a presentarse, a decir su nombre, su nacionalidad y a preguntar a sus compañeros

Paralelamente, los alumnos de 6º y 7º también han retomado este idioma, después de un parón de unos meses en los que tuvieron que preparar los exámenes de acceso al nuevo colegio, al que acuden desde el mes de abril.

Impartidas por voluntarios y voluntarias nativos de España, el grupo del nivel inicial recibirá a partir de ahora tres horas a la semana de español, mientras que los de 6º y 7º invertirán dos horas semanales en su perfeccionamiento, para mejorar y avanzar en los conocimientos que adquirieron el curso pasado.

Y es que las clases de español se pusieron en marcha a principios de 2016, enmarcadas dentro del Ciclo de Inserción Laboral (CIL), que tiene por objetivo reducir el abandono escolar y dotar a los alumnos/as más mayores de herramientas que les ayuden a prepararse para su futura vida laboral.

El español es un idioma cada vez más valorado en India –y en Varanasi- por la creciente demanda de turismo hispanohablante y de los españoles afincados en el país. Su conocimiento puede abrirles las puertas en el sector turístico, en trabajos como hostelería, restauración, agencias de viajes o call centers.

Los tres grupos de estudiantes -5º, 6º y 7º- acabaron su primera clase muy entusiasmados con la nueva asignatura y con muchas ganas de poner en práctica lo aprendido, enseñándoselo a sus compañeros/as de menor edad y practicando sus primeras conversaciones con los voluntarios y voluntarias de España que están estos meses con Semilla en Varanasi.