Una nueva promoción de mujeres se inicia en el Taller de Corte y Confección

Ocho mujeres de los slums de Sigra, en Varanasi, han empezado el curso de iniciación de Corte y Confección, uno de los talleres formativos del Programa de Empoderamiento de la Mujer de Semilla para el Cambio.

Durante nueve meses, esta nueva promoción de mujeres aprenderá las técnicas básicas de patronaje y costura, como tomar medidas, coser a mano y a máquina y confeccionar sencillas prendas de vestir para bebés y niños.

Al mismo tiempo, estas mujeres están siguiendo el primer nivel del curso de Alfabetización para adulto, que es imprescindible para apuntarse al taller de costura, ya que para seguirlo es necesario saber leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas.

Coger medidas es una de las primeras aptitudes que se aprenden en el curso de Corte y Confección
Tomar medidas es una de las primeras aptitudes que se aprenden en el curso de Corte y Confección

Hasta la fecha se han graduado en Corte y Confección cerca de una quincena de mujeres, algunas de las cuales han pasado a trabajar en el taller de Artesanía de Semilla, donde elaboran los regalos solidarios.

El nivel de avanzado de Corte y Confección se aplaza a julio

Con el inicio del curso de iniciación al taller de costura, se debería haber puesto en marcha también el nivel de avanzado para la promoción de alumnas que ayer terminaba la primera fase. Sin embargo, estas mujeres tendrán que esperar hasta principios de julio para volver a coger una aguja y un dedal.

La subvención pública con la que hasta ahora se financiaban los proyectos formativos de Semilla para el Cambio –el Taller de Corte y Confección y el curso de Alfabetización- se ha cancelado para este año 2017 y el programa no cuenta con fondos suficientes.

Por eso, Semilla está trabajando en el lanzamiento de una nueva campaña que pretende conseguir apoyo para los proyectos del Programa de Empoderamiento de la Mujer de Semilla. El lanzamiento está previsto para las próximas semanas y se espera poder recaudar suficientes fondos para seguir financiando los cursos formativos y, de esta manera, seguir avanzando hacia el bienestar de las mujeres de los slums de Varanasi y de sus familias.