Entre la inmersión cultural y la cooperación: un viaje para recordar

Un nuevo grupo de viajeros de Acción Solidaria han visitado esta semana los proyectos de Semilla para el Cambio en Varanasi. Durante su estancia,  han podido participar en talleres, conocer a varias familias de los slums, asistir a clase con los alumnos/as de Sigra y, al mismo tiempo, disfrutar de las maravillas de una de las ciudades más sagradas y espirituales de la India.

viajesolidario3

 

La razón que llevó a 8 viajeros, procedentes de diferentes partes de España, a viajar por primera vez a India de la mano de Semilla para el Cambio y Open Eyes era conocer este caótico pero increíble país, de una forma alternativa: entrando en contacto directo con la realidad local  y, como nos dijo Cesar Muradas –uno de los viajeros del grupo-, “conocer de primera mano el mundo de la cooperación”.

Tras diez días de recorrido por el país, el grupo llegó a Varanasi donde le esperaba el equipo de Semilla para el Cambio con un dinámico programa de actividades. Y como no hay mejor manera de conocer el trabajo de la ONGD que participando activamente de los proyectos, los viajeros se convirtieron en auténticos chefs de la cocina india, participaron en talleres con los niños y niñas, estuvieron presentes en la reunión de promoción de salud y presenciaron una de las consultas médicas que el doctor del centro de Sigra realiza periódicamente a las familias de los slums.

viajesolidario2viajesolidario4

Una experiencia transformadora

Los chicos y chicas del grupo de Acción Solidaria también formaron parte del proyecto de Marina Silk y, junto con las mujeres que lo integran, pintaron a mano un pañuelo de seda. “¡Algo más difícil de lo que parece!”, decían algunos. Además conocieron de cerca el taller de artesanía, acompañando a las mujeres que cada día confeccionan pequeños detalles solidarios que, junto con los pañuelos, han cambiado sus vidas.

viajesolidario6Algunos de los viajeros compraron varios productos como pulseras, móviles o pañuelos. Para Gema Salvador, comprar el producto significó “una manera de aportar mi granito de arena al proyecto y demostrarles lo que valen”. “Son mujeres capaces de todo que, con las herramientas adecuadas, pueden llegar a prosperar y conseguir que su futuro y el de sus familias sea mejor”. Myriam Pitarque se sentía agradecida al poder “llevar algo que has visto cómo disfrutaban mientras lo producían, siempre con la sonrisa presente”.

Y es que en general, todo el grupo quedó impresionado con la labor que Semilla para el Cambio hace por las familias desfavorecidas de los barrios de Dashashwamedh y Sigra, así como por la implicación del equipo en el proyecto común. “Me sorprende mucho el valor que tuvo María en sacar adelante Semilla desde cero; un proyecto que tiene mucho futuro”, valoraba David Delrío.

Durante estos días, el grupo también tuvo tiempo para admirar las maravillas que ofrece Varanasi. Un paseo en barca por el Ganges al amanecer, una visita a los templos hinduistas, adentrarse en las callejuelas de la parte antigua de la ciudad o presenciar la ceremonia Ganga Aarati en el famoso Assi Ghat… Vivencias culturales que, junto con la inmersión a la realidad local de India, no han dejado indiferente a ninguno de nuestros viajeros.