Vacaciones obligadas por el frío

El año comienza en Varanasi con una bajada notable de los termómetros y, como es habitual cuando el frío aprieta de este modo, los colegios están cerrados y las clases en el barrio de Dashashwamedh han sido suspendidas durante 10 días, pues las instalaciones del centro no están preparadas para estas temperaturas. Mientras, en el barrio de Sigra, la actividad no ha decaído por el frío, sino todo lo contrario…

Un empleo creativo y digno
La elaboración de artículos de bisutería y accesorios ha cambiado la vida de algunas de las mujeres que viven en los ‘slums’ de Varanasi y se dedicaban a la recolección de basura para subsistir. Un total de nueve mujeres han comenzado a trabajar con ilusión y entrega en este nuevo proyecto fruto del acuerdo de colaboración entre la empresa india Suman Export y Semilla.

Esta empresa confecciona eAprendiendo un oficion Varanasi artículos textiles, de bisutería y accesorios que posteriormente exporta a Argentina y México para la venta al por mayor. Para su elaboración, cuentan ya con más de 80 trabajadores en una fábrica local y, desde el pasado mes de diciembre, una sala en las instalaciones de Semilla se destina también a este trabajo.

Las mujeres beneficiarias recibieron formación durante diciembre y han comenzado a trabajar este mes remuneradamente bajo la supervisión de Shweta Chelani, que también coordina el taller de Marina Silk. Este trabajo, al que inicialmente dedicarán 3 horas diarias, supone una mejora de sus condiciones de vida lejos de la recolección de basura, aumenta su autoestima y potencia el papel de la mujer dentro de la familia y la comunidad.

Participación e ilusión
Para presentar este proyecto a la comunidad, Semilla organizó una multitudinaria reunión a la que asistieron las familias de los ‘slums’, el dueño de la fábrica local, Amit Sharma, y la argentina Emilia Berestain, que junto a su marido Guillermo, subcontratan la producción enPresentación del proyecto de artesanía Varanasi.

“Este trabajo es bueno, recoger basura no”, comentaban algunas de las mujeres que gracias a acuerdos de colaboración como este pueden salir de la recogida de basura por las calles y aprender un oficio.

Si todo marcha bien y los pedidos aumentan, la empresa Suman Export ha anunciado que contratará a más mujeres, teniendo prioridad las que terminen los cursos de corte y confección que se han iniciado recientemente. Otro motivo más para continuar aprendiendo y superándose.