Habitualmente no somos conscientes de todo lo que llena nuestro día a día. Estamos tan acostumbrados a vivir rodeados de cómodidades que no somos capaces de ver qué más hay a nuestro alrededor. En ocasiones es necesario que alguien venga y nos dé un toque de atención que nos permita ver más allá de lo que alcanza nuestra nariz.

Vanessa Escuer, hace 6 meses y Yan Seiler, hace un mes estuvieron con nosotros en Varanasi para hacer unas fotos que mostraran esta realidad. Instantáneas de un presente que se antoja pasado, muy diferente y que formarán parte de una exposición itinerante que estamos montando para el próximo año.

El verdadero problema en estos países en vías de desarrollo, como India, además de la pobreza, obviamente, es el cruel olvido al que están sometidos los que no han tenido la suerte de nacer en una casta mejor. Y las pocas oportunidades que este olvido les brinda. Aquí os dejamos un ejemplo de las fotos de Yan.

Fruto de su estancia, Vanessa, además de las fotos, realizó un vídeo. Escalofríante «Terra Incognita» sobre los intocables en India y más concretamente, las comunidades de recogedores de basura con las que trabaja Semilla para el Cambio, y que podéis ver más abajo. El vídeo, se emitirá en la muestra, junto con los realizados por Lasogafilm y Mamaterra Producciones.

Terra Incognita from Semilla para el Cambio on Vimeo.


La familia crece

En las últimas semanas se han incorporado 25 niños más al proyecto educativo de Sigra. Con esta incorporación, ya tenemos 150 niños en los diferentes programas!
Caras de expectación de los que ya están yendo al colegio, caras de susto de los nuevos mientras se van acercando a sus sitio, sonrisas cuando empiezan las clases y ven que por fin, les ha llegado su oportunidad. Esa mezcla de sentimientos nos la transmiten con cierto nerviosismo, se hacen mil preguntas, pero sobre todo, van con muchas ganas e ilusión. Y cuando le pones empeño a las cosas, raramente suelen salir mal.

Muchos de ellos vienen directamente a nosotros a decirnos que quieren aprender y que quieren ir al colegio, e insisten hasta la saciedad para que les admitamos. Una vez dentro, de ellos depende continuar.

De escalofrío
Nuestro trabajo se ha visto paralizado unos días por unas fiebres altísimas que nos dejaron a María y a mi en la cama casi toda la semana. Afortunadamente estamos bien y ya nos preparamos para celebrar el Diwali.