India es uno de los países cuya economía está creciendo con más fuerza, pero paradójicamente, es uno de los países con mayor desnutrición infantil, donde muchos de sus habitantes viven en el umbral mínimo de la pobreza, ganando apenas un dólar al día.

Los investigadores de las Escuelas de la Salud Pública de las Universidades de Michigan y Harvard, en Estados Unidos, Malavika Subramanyam y S. V. Subramanian han publicado un estudio donde emplean los datos de los estudios nacionales sobre salud familiar realizados en la India durante 1992-93, 1998-99 y 2005-06 por las Encuestas Nacionales de Salud de la Familia -que se extraen de muestras representativas y estratificadas de la población de todos los estados que componen la India- con una muestra total de 77.326 niños.

Según el Banco Mundial, el 41,6 por ciento de los indios vivía en 2005 con menos de 1,25 dólares diarios (0,84 euros), la línea internacional de pobreza, que el Gobierno indio reduce a 12 rupias (un cuarto de dólar ó 0,17 euros).

El estudio señala que la prevalencia del infrapeso cayó del 49,1% de 1992-93 al 43,8% en 1998-99 y al 40,2% en 2005-06. La prevalencia del retraso del crecimiento también descendió, sin embargo, la reducción del adelgazamiento fue mínima, solamente del 24% en 1992-93 al 22% en 2005-06. Durante el período del estudio, la economía india creció con una tasa anual del 7-9%.

A partir de estos datos, se estudió el crecimiento económico de los diferentes estados para ver si estaban asociados a una reducción del riesgo de que un niño sufriese desnutrición en un estado en particular. El estudio fue concluyente y no se ha encontrado ninguna prueba que relacione a ambos factores. De esta manera se impulsa la necesidad de inversiones directas e intervenciones a favor de la salud pública para reducir la desnutrición infantil.