Semilla empieza el año con un nuevo equipo de voluntarias en Varanasi

Decidieron tener un inicio de 2017 diferente. Ana López (izq de la fotografía) y Zeltia Fucinos (drcha de la fotografía), veteranas de Semilla para el Cambio en España, aterrizaron por primera vez en Varanasi, el pasado mes de enero, para vivir una nueva experiencia como voluntarias de la ONGD sobre el terreno.

Ana y Zeltia, ambas nacidas en Galicia, colaboran con Semilla desde el 2010 y 2015 respectivamente, por lo que conocen al detalle todos los proyectos que Semilla desarrolla en Varanasi. Este año tienen la oportunidad participar in situ, de conocer en persona a los beneficiarios de los programas de Semilla y, además, de vivir e integrarse en el día a día de la ciudad.

Ana empezó como voluntaria del grupo de A Coruña y más adelante entró a formar parte del equipo de comunicación de la ONGD: primero trabajó como editora y, desde el 2016, lo hace como coordinadora. Durante tres meses, coordinará la comunicación desde el epicentro de la actividad de Semilla en Varanasi, además de participar en el diseño de nuevos regalos solidarios en el Taller de Artesanía. “Aunque conozcas todos los proyectos y por mucha información que tengas; hasta que no estás aquí no eres realmente consciente de toda la repercusión que tiene el trabajo de Semilla, de qué manera está mejorando la calidad de vida de las comunidades de los ghats y de los slums, y la ilusión con la que los niños y las mujeres vienen a los proyectos todos los días”, cuenta Ana.

Por su parte, Zeltia trabajará en el programa educativo apoyando la labor del equipo docente: realizará formaciones sobre técnicas de enseñanza lúdico-educativas, guiará el trabajo de las profesoras recientemente incorporadas; ayudará en la creación de nuevas actividades, etc. Antes de su llegada a India, Zeltia había formado parte del grupo de voluntariado de Barcelona durante dos años. Desde aquí “espero poder aportar algo beneficioso al proyecto en el que estoy trabajando, enriquecerlo y dejar que la ONGD y Varanasi me enriquezcan a mí también”.

Las dos nuevas voluntarias compartirán la experiencia con Andrea Forcada (centro de la fotografía), que fue voluntaria en el área de comunicación durante la temporada 2015-2016, en Varanasi. A principios de octubre de 2016 regresó a la ciudad india para seguir reforzando, un año más, el equipo de la ONGD desde el terreno. “Semilla no deja nunca de crecer: en este tiempo, nuevos niños se han incorporado al Programa Educativo, más mujeres se han apuntado a los cursos de Alfabetización y de Corte y Confección; cada vez más pacientes se interesan por los proyectos de promoción de salud… Tampoco dejan de crecer la motivación y las ganas de todos los trabajadores locales y beneficiarios de Semilla para que el proyecto siga adelante. Eso siempre está presente”.

El año se inicia en Varanasi con un equipo de voluntarias que llega a Semilla con mucha energía e ilusión, dispuestas a aportar lo mejor de sí mismas para que la semilla siga creciendo. ¡Bienvenidas!