Una cena de reencuentro para compartir experiencias vividas en Varanasi

El pasado viernes 20 de enero se celebraba en Madrid un encuentro muy especial. Veintidós personas se juntaban en el restaurante El Vergel para (re)encontrarse y compartir una experiencia que el pasado año tuvieron en común: viajar a India y conocer en persona los proyectos de Semilla para el Cambio en Varanasi.

En la cena estuvieron presentes algunas de las personas del equipo de Semilla y del grupo de voluntariado de Madrid, entre ellos, Manuel Blanco, coordinador general de voluntariado y una de las personas que durante el pasado 2016 estuvo India coordinando las visitas a la ONG.

“Siempre me ha encantado el ¨efecto mariposa ¨, aquel que te lleva a vivir experiencias y situaciones por hechos y decisiones que ocurrieron sin saber de su repercusión en tu futuro –les escribía Manuel en el e-mail en el que les invitaba a participar del encuentro en Madrid- . Ahora estáis leyendo estas palabras porque las alas de una mariposa, en algún  momento, empezaron a batir ….”.

Tal y como se había hablado con algunos de los visitantes durante su estancia en Varanasi, la ONG quiso organizar un encuentro en Madrid para compartir juntos, en otro escenario, un rato de conversación y de impresiones sobre el viaje, sobre India y sobre la ONG.

Para algunos fue la oportunidad de volver a ver a sus compañeros de viaje, para otros, la de conocer a personas nuevas que vivieron sensaciones diferentes o parecidas dentro de una experiencia similar y, para Semilla, la manera de encontrarse de una manera más personal con ellos y conocer sus opiniones.

Al encuentro acudieron un total de 22 personas de Madrid, Valladolid y Valencia que en 2016 llegaron a Varanasi con un viaje solidario o por su cuenta. Juntos compartieron tres horas de cena, amistad y compromiso. También de reconocimiento para el trabajo que Semilla para el Cambio está realizando en Varanasi. “Tras la visita a Semilla, algunos de los asistentes quisieron hacerse socios de Nutrición, apadrinar a un niño o niña o colaborar de alguna manera con la ONG, llevando también el mensaje de Semilla a sus familiares, amigos y conocidos”, explica Manuel.

Igualmente, se propusieron posibles acciones de colaboración tanto en Madrid como en otras zonas de España en las que Semilla no tiene todavía grupo de voluntariado y, por supuesto, se habló de futuros encuentros para reforzar aún más ese lazo que se creó en su viaje Varanasi y que ahora se hace más fuerte a su vuelta.  Nuevos aleteos que seguirán creando su efecto mariposa aquí y en India.