“La labor de Semilla ha superado nuestras expectativas. Hemos visto en vivo todo lo que se consigue con nuestra pequeña aportación”

Yolanda Delgado Guzman y Elia Gutierrez Delgado (madre e hija) son desde hace tiempo madrinas de Memi Shekh, una de las niñas del slum de Sigra beneficiarias de nuestro programa educativo. Después de varios años apoyando la educación de Memi y participando también en otras acciones de nuestra ONG, este verano nos visitaban en Varanasi (India) para conocer nuestra labor sobre el terreno y conocer en persona a su ahijada. Ahora se han unido también al equipo de voluntariado de Semilla para el Cambio en España y han querido compartir su experiencia en India a través de esta entrevista.

¿Cómo ha sido la experiencia de visitar a vuestra ahijada en India? 
Es difícil describir con palabras lo que sentimos. Ha sido una mezcla de sentimientos y sin duda un momento que jamás olvidaremos. El abrazo que nos dio cuando nos conocimos ya nos hizo sentir que nos esperaba un día especial.

¿Hay algo que os haya sorprendido o impactado especialmente?
No conocíamos India ni tampoco el slum en el que vive Memi. Nos impactaron sus condiciones de vida, pero a pesar de que son muy duras siempre sonríen.

Conocíais los proyectos de Semilla a través de internet y de las comunicaciones que se mandan habitualmente desde la ONG, ¿pero cuál ha sido vuestra impresión al poder verlos sobre el terreno
?
Ha superado nuestras expectativas. Nos ha sorprendido la gran labor que realiza Semilla y como la organización abarca todas las deficiencias que sufren las familias de los slums. El trabajo que realiza Semilla es extraordinario y el ambiente que se respira en la ONG es de una alegría que transmite paz y tranquilidad. Es un oasis dentro del caos.

¿Cuál es el programa o proyecto que más os ha gustado?
Es difícil elegir uno porque todos son maravillosos e imprescindibles, pero para nosotras destaca el que se pueda brindar a los niños una educación para que puedan optar a una vida mejor y romper el ciclo de pobreza al que creen estar destinados. También nos sorprendió las ganas de aprender que tienen mujeres y hombres adultos, que después de una dura jornada recogiendo basura, sacan tiempo para ir a Semilla al programa de alfabetización.

Tras la visita, ¿ha cambiado en algo vuestra imagen del apadrinamiento?

Se ha reafirmado nuestro deseo de apadrinar, hemos visto en vivo todo lo que consiguen con nuestra pequeña aportación.
Dentro de una sociedad materialista e individualista, colaborar con una ONG como Semilla nos hace reflexionar y no hay nada mas satisfactorio que sentir que estas dando una oportunidad a personas que de otra manera no la tendrían.

¿Que os aporta a vosotras, como personas, colaborar con Semilla?
Nos aporta mucho más a nosotras de lo que nosotras aportamos a Memi. Lo que sentimos al conocerla, abrazarla, ir a su casa, verla en el colegio …. no se puede pagar con dinero. Nos aporta FELICIDAD.

Tras el viaje a India, habéis decidido también haceros voluntarias de Semilla, ¿qué os ha llevado a tomar esta decisión?
Quedamos tan enamoradas del proyecto que queremos aportar nuestra semilla en lo que podamos. Después de ver los maravillosos proyectos en Varanasi y de sentirnos tan felices allí, estamos deseando contar a todo el mundo la labor que hace Semilla.