Semilla, un equipo comprometido

Esta semana el equipo de Semilla para el Cambio ha salido de excursión para conocer otro proyecto educativo que se desarrolla en la ciudad de Varanasi. El objeto de esta visita es el enriquecimiento del profesorado y del programa con nuevas ideas.

Se trata de la escuela Jeevan School, que se encarga de escolarizar a niños y niñas mendigos en la ciudad, muchos de los cuales pasan de estar en la calle a tener un hogar en el centro de acogida de la ONG y reciben educación, clases de música, danza y yoga.

La directora Kati Richter, de nacionalidad alemana, coordina el proyecto educativo con el método Montessori e hizo de guía durante la visita. En total, el equipo de Semilla estaba formado por once persones entre dirección, Profesoras durante la visitacoordinadores, profesorado y voluntarias, y tuvo la oportunidad de conocer en primera persona a los pequeños y pequeñas beneficiarios, y ver cómo se organizan y trabajan en esta organización.

Tras la visita, el equipo se reunió para intercambiar impresiones y hacer propuestas. Incluso es posible que  las profesoras de Semilla reciban una formación en este centro a cargo de Kati Richter. Según la directora de Semilla, María Bodelón, esta sinergia favorece la educación y el crecimiento personal de los niños y niñas del programa, principal objetivo y motivación de la organización.

Una visita especial en Marina Silk
Hace unos días Semilla recibía la visita de Elisa Cuesta, una mujer emprendedora que fundó hace dos años Luxeli una plataforma de venta de joyería y complementos de mujer. Elisa quería darle un toque solidario a su iniciativa, y por eso hace ya más de un año que decidió colaborar vendiendo solidariamente pañuelos de MarinaSilk en Luxeli. Las mujeres de Marina Silk, que sabían de su visita, la recibieron con los brazos abiertos, ofreciéndole sus agradecimientos más sinceros.

“Mi amiga me tuvo que pellizcar porque, como os podéis imaginar, para mí fue como estar en un sueño! Visita de Elisa Cuenca a Marina Silkno me creía que estaba allí con ellas, viendo el proceso de elaboración de un pañuelo, conversando… lo más emocionante fue cuando de repente todas me rodearon y me regalaron un pañuelo pintado por ellas donde se lee ‘Thank you Luxeli’ y el nombre de todas estas maravillosas mujeres. No tengo palabras suficientes para expresar mi emoción y agradecimiento por este detallazo”, relata Elisa en su blog.

Nuevos retos
Estos días los niños y niñas del centro de Dashashwamedh están trabajando duro para pasar unos tests. Sumas, divisiones, inglés… el equipo educativo necesita ver cómo evolucionan los estudiantes en las distintas materias, pero este esfuerzo se verá recompensado. Próximamente en Semilla se anunciarán interesantes y jugosas noticias para todos.