Cientos de niños en India se refugian en estaciones de tren

Cientos de niños han hecho de una estación de tren su hogar. Perdidos, no reclamados, abandonados, o repudiados por discapacidad física o género. La estación de tren Mughalsarai (Chandauli, Uttar Pradesh, India) se ha convertido en un refugio para los niños sin hogar, la mayoría de ellos vienen de aldeas remotas de Bihar, Jharjhand y del este de Uttar Pradesh y Chhattisgarh, y huyen de sus hogares debido a diversas razones. Mughalsarai  es la mayor estación de ferrocarril de Asia, y acoge en la actualidad alrededor de 1.000 niños sin hogar, según publicaba el periódico indio Hindustantime.

Los niños que vagan por la estación adquieren nombres falsos con el fin de ocultar su identidad, pues la mayoría de ellos están en contacto con sus familiares y contribuyen a la economía familiar, sin embargo otros muchos son huérfanos. Los pequeños se ganan la vida recogiendo basura y mendigando; a los que tienen hogar se les exige volver a casa con una cantidad de dinero diaria. Paradójicamente, el distrito Chandauli, donde se encuentra la estación de tren Mughalsarai no cuenta con ningún hogar de menores. En Charbhuja Shahid, un poblado chabolista cerca de la estación de tren de Varanasi (Uttar Pradesh) los niños se la juegan subiéndose a trenes aún en marcha para conseguir cualquier cosa que se pueda revender. También los hay que recogen basura, -45 rupias por cada kilo de plástico según informa EFE-, o rellenan y venden botellas de agua y tabaco en los vagones. Cientos y miles de niños han hecho de las vías del tren su casa, lejos de las aulas de un colegio y con ello de una oportunidad digna para un futuro mejor.

Aunque no existe ningún registro fiable, el último informe del Consortium for Street Children establece que el número de niños viviendo independientemente en las calles del mundo oscila entre los 100 y los 150 millones. Según esta investigación, India se sitúa a la cabeza con 11 millones, por delante de Brasil -10 millones- y Rusia -3 millones- .