Laura, Carlos y Vivek hablan con miembros de uno de los ‘slums’

En Semilla para el Cambio no paramos de sumar esfuerzos. Esta vez, y gracias a la financiación de Farmacéuticos en Acción, esta semana hemos puesto en marcha un nuevo proyecto de salud: promoveremos la educación sanitaria de las familias que viven en los slums (barrios chabolistas) a través de personas de su misma comunidad para que conozcan las reglas básicas de higiene y cuidados de la salud necesarias para mejorar su día a día: cómo curar heridas, prevenir enfermedades infecciosas, realizar un seguimiento de las embarazadas y de los enfermos crónicos, entre otras cuestiones. La buena noticia es que de esta iniciativa se beneficiarán alrededor de 800 personas, entre adultos y niños.

El trabajo de campo ya lo hemos empezado. Vivek, uno de los coordinadores del proyecto, junto a Laura y Carlos, dos de los voluntarios de Semilla, han visitado los slums para realizar un estudio de cuál es la situación de cada comunidad en la que trabajamos, cuáles son sus hábitos de higiene y salud y ya están preparando los materiales informativos para que el equipo médico que formará a las promotoras lo tenga todo listo para su formación. Estas mujeres elegidas en cada slums serán las que velen por ellos. Queda mucho trabajo por delante pero estamos muy ilusionados con lo que este proyecto significa para la gente con la que estamos implicados.

Despedidas y nuevos voluntarios: Silvia, Manuel, Carlos y Marta

Manuel y Silvia, con su tarta de despedida

La vida en India está llena de despedidas y bienvenidas. Aquí todo fluye más rápido pero también de manera más intensa. Manuel y Silvia, de quienes no os habíamos hablado todavía, nos han acompañado este último mes y medio como parte del equipo de voluntarios de Semilla. Silvia, periodista y cooperante, ha sido una pieza fundamental para el departamento de Comunicación, donde se mueve como pez en el agua. Manuel, que ha trabajado en otras organizaciones en la gestión de apadrinamientos, ha sabido darnos grandes consejos. Y su apoyo logístico ha sido clave: siempre estaba dispuesto a traernos chai (té que tradicionalmente se bebe en India) cuando más lo necesitábamos. Son dos apasionados de la cultura india con una energía inagotable que contagian alegría y buen rollo allá donde van. Estamos seguros de que los vamos a echar mucho de menos.

Carlos, en la escuela de Sigra

Pero en este mes y medio también ha habido bienvenidas. A Carlos y Marta, que se han unido al equipo de voluntarios que ya formábamos Cristina, Laura y yo. Carlos, que estará con nosotros hasta febrero, se ha incorporado desde el principio del nuevo proyecto de salud que os hemos anunciado al comienzo de este post. Trabaja, junto con Laura, recopilando todo el material necesario para el equipo médico, además de participar en las cuestiones logísticas de los proyectos educativos de los niños y niñas de Sigra y Dasashwamed. Su experiencia como miembro del Ateneu rural Más Franch, una cooperativa catalana que busca la transformación social y ecológica, y su interés por la Permacultura, seguro que nos aportará grandes ideas para una gestión más sostenible.

Marta también es un nuevo fichaje para nuestro equipo. Ha sido la última en llegar pero ya está totalmente integrada en nuestro ritmo de trabajo. Ya ha podido visitar todos nuestros proyectos, los slums donde trabajamos y estará encargada de ayudarnos en la tarea de sensibilización y en la búsqueda de fondos. Seguro que también es una fuente inagotable de nuevas ideas y aire fresco, por su vitalidad natural y su experiencia previa trabajando en distintas organizaciones que buscan y promueven la integración social de inmigrantes en España.

Diwali, el festival de la luz

Velas en el festival de Diwali

No queríamos despedirnos hoy sin dejaros, al menos, una foto de Diwali, un festival que se celebra durante cinco días en toda India. Las familias se reúnen para realizar distintos ritos, como preparar velas que reparten por toda la casa y dar la bienvenida a Lakshmi, diosa de la prosperidad y la fortuna. Lo que véis son las velas del ritual que los voluntarios y María hicimos en el centro de Dashaswamed.

También, en la noche principal de Diwali se lanzan fuegos artificiales desde las terrazas de las casas, con la creencia de que alejará a los malos espíritus. Desde la caída del sol, en cada rincón de India se escucha el sonido de los petardos. Horas y horas de fuegos artificiales que se convierten es una explosión de color en el cielo de Varanasi. ¡Hasta la próxima!