Zayda Donaire y su marido, de Martos (Jaén), visitaron Semilla para el Cambio de la mano de Open Eyes Project, el proyecto de viajes solidario que lidera Anna Alaman, y así conocieron a su ahijado Sahid.

¿Cómo conociste Semilla para el Cambio?

Vi sus proyectos a través de Internet. Desde mi época universitaria India  me fascina. Su cultura, sus gentes… Pensé cantidad de  veces en irme de voluntaria, pero no encontré ni la forma, ni el momento, ni el valor necesario para hacerlo. Después pasé al plan B y pensé, ¿no hay otras formas de ayudar a la gente de India desde aquí? Y fue ese el momento cuando encontré a Semilla para el Cambio y decidí apadrinar.

¿Qué viste en Semilla para el Cambio para que llamase tu atención?

Muchas veces hacer las cosas por intuición sale mejor que por reflexión. Para nosotros fue un acierto total, ya que hemos podido comprobar en primera persona lo bien que trabajan y la dedicación que demuestran día a día a aquellos niños que tanto lo necesitan. María y su equipo hacen posible que, desde la infancia, las personas puedan tener acceso a un desarrollo digno y saludable, cubriendo desde la educación y la alimentación, hasta la higiene y salud.  Y esa es la mejor cualidad de Semilla para el cambio, partiendo de la educación como pilar principal, plantan en los niños una semilla que favorezca un crecimiento y un progreso completo, para que ellos mismos puedan mejorar sus condiciones de vida y se conciencien de que, con su esfuerzo, pueden salir adelante.

¿Cómo fue tu experiencia de visitar los proyectos de Semilla en Varanasi?

Fue un momento inolvidable. ¡La intuición nos había funcionado! Personalmente prefería una organización más joven, donde pueda ver su crecimiento y sus progresos, donde los recursos se destinen más directamente a los beneficiarios. Pudimos ver el estupendo trabajo que realizan María y su equipo con los niños de Varanasi, y también con las madres de esos niños, en el proyecto de Marina Silk. Nuestra acogida fue genial y pasamos unos días muy intensos.

¿Qué os llevó a participar en el proyecto de Open Eyes Project?

Cuando me puse en contacto con María para saber más sobre Semilla para el Cambio y le transmití mi idea de querer viajar al país me habló de Anna y su proyecto. Organiza viajes por India, destinando mucho esfuerzo para que el viajero se sienta cómodo en un país difícil de asimilar para un europeo, para que se empape de lo que significa la vida en India, con sus cosas buenas y malas, pero siempre recibiendo mucho más de lo que esperas ¡Fue la combinación perfecta!

¿Animarías a la gente a que viviera esta experiencia?

Debería ser obligatorio, para todos aquellos que vivimos en países desarrollados, visitar un país como India, donde las necesidades más básicas no están cubiertas, y donde con muy poco haces grandes cosas. Esta visita la recomiendo para poder salir de la burbuja de cristal donde creemos vivir, donde la individualidad y el egoísmo priman por encima de todo…y poder hacernos más sensibles a aquello que realmente necesita nuestra atención.

¡Gracias María por dedicar tu vida a los demás y hacer un extraordinario trabajo!

Noticias relacionadas:
Campaña ‘Más Semillas’: «La educación, su derecho”