Desde principios de febrero de 2011, Jordi Serra y Sheila Ferrer, han gestionado los proyectos que Semilla para el Cambio ejecuta en Varanasi. Cinco meses después, se han despedido de los beneficiarios y el personal de la contraparte, Seed for Change, por un tiempo.

Durante la estancia sobre el terreno, la pareja de Gironella ha conseguido importantes logros. Organizaron la oficina de Varanasi, realizaron un censo entre las comunidades de recogedores de basura de Sigra, inscribieron a nuevos niños en el programa, supervisaron obras en la sede y ayudaron a equipar un nuevo local de la ONG, pusieron en marcha el proyecto de mujeres Marina Silk, por mencionar los más destacados. Un montón de logros conseguidos en poco tiempo gracias a su gran empeño y dedicación.

Las comunidades de Dashashwamedh y Sigra se despidieron efusivamente. «Los esperaremos todos con los brazos abiertos si vuelven en 2012», comentó María Bodelón, quien ha tomado el relevo en Varanasi desde mediados de julio y se quedará unos meses, junto con otros voluntarios que se unirán al equipo en India en septiembre.