La mayor parte de personas desfavorecidas de las ciudades indias sobreviven en una economía informal que no está cubierta por la red financiera formal.

Se estima que en India el 92% de 457 millones de trabajadores operaban a mediados de la década pasada en la economía sumergida o informal. Estos trabajadores incluyen desde vendedores ambulantes a microempresas con menos de 10 empleados, trabajadores eventuales, jornaleros y trabajadores del sector formal que se encuentran desempleados o que no cotizan en la seguridad social.

Por ello, en la 43 sesión de la Conferencia sobre Trabajo en India, celebrada a finales de 2010, se propusieron planes para la inclusión financiera de los más desfavorecidos en las ciudades indias.

Los políticos han barajado la posibilidad de proporcionar microcréditos a pequeños empresarios a través de la creación de un Fondo Nacional para el Sector Informal. Este fondo tendría un capital inicial de 5.000 millones de rupias (más de 80 millones de euros) y funcionaría como una institución financiera que prestaría específicamente a aquellos residentes urbanos bajo el umbral de la pobreza. Según un funcionario, el objetivo del fondo sería incrementar la tasa de mercado crediticio entre el sector informal, para que pase del 2% al 5%.

Además, el gobierno está examinando la posibilidad de iniciar un programa que garantice empleo durante al menos 3 meses al año a la mano de obra urbana no cualificada. Esta mano de obra se podría utilizar para la construcción de apartamentos de protección oficial que se ofrecerían a familias residentes en chabolas.

Fuente: Hindustan Times