Foto: Vanessa Escuer

El trabajo infantil es uno de los mayores problemas que registra el estado indio de Uttar Pradesh. Según el Ministerio de Empleo, el número de niños trabajadores se ha ido incrementando a lo largo de los años. En 1971, eran 1,3 millones de niños trabajadores y en 2001 se alcanzó la cifra de 1,9 millones.

Cifras alarmantes que en Varanasi mejoran aunque no desaparecen. En lugar de incrementarse las cifras experimentaron un ligero descenso, pasando de 43.320 a 34.883 niños activos laboralmente en el mismo período de tiempo.

El trabajo infantil supone uno de los principales retos sociales en India. El Gobierno indio ha puesto en marcha una serie de iniciativas para su abolición, entre las que destacan el programa Nacional de Trabajo Infantil, que escolariza a niños trabajadores en escuelas-puente para rehabilitarlos desde 1988. En Varanasi existen 70 escuelas especiales para la rehabilitación educativa de estos niños, escuelas que proporcionan educación a 50 niños durante 3 años.

Entre abril 2009 y marzo 2010 se rescataron 14 niños de industrias peligrosas y 33 de otras ocupaciones que no entrañan riesgo.

A pesar de los esfuerzos, el informe del Gobierno sobre la Abolición del Trabajo Infantil en India señala que el país continúa concentrando el mayor número de niños trabajadores en el mundo, a día de hoy.

En 2005 se aprobó la Ley de los Derechos de Protección de la Infancia. Bajo su mandato se estableció una Comisión Nacional para la Protección de los Derechos del Niño.

Semilla para el Cambio es una ONG que trabaja para reducir el riesgo de trabajo infantil y, a través de una educación de calidad, brindar una infancia con derechos y un futuro digno a los niños y niñas más desfavorecidos de Varanasi.

Fuente: The Times of India