El pasado 22 de septiembre se reunieron en Nueva York dirigentes y expertos mundiales para realizar un balance de los progresos acatados en el apartado educativo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La importancia de la educación fue destacada como un factor clave para un desarrollo duradero a nivel mundial. Según el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, “para acabar con el ciclo de la pobreza en que están sumidos los niños, sus familias y las comunidades, es preciso empezar por la educación».

Desde la UNESCO se habló de la necesidad de invertir en educación para el consecuente progreso de los países en la escala del desarrollo socioeconómico. Según los datos proporcionados por el Informe de la Educación en el Mundo, la educación primaria universal sería el punto de inflexión para erradicar un 12% de pobreza a nivel mundial, así como un beneficio que repercutiría beneficiosamente para otros Objetivos del Milenio.

Desde el año 2000 ha habido progreso hacia una educación básica de calidad y universal. En países como la India se contaba con 5,6 millones de niños sin escolarizar en el 2008, cifra que se prevé reducir a unos 750.000 para el 2015.

A pesar de estos notables progresos, todavía queda mucho por hacer. En muchos casos, la accesibilidad a la educación se ha logrado en detrimento de la calidad educativa; asimismo, otros sectores de la educación, como la atención a la primera infancia o la alfabetización de jóvenes y adultos han sido descuidados.

El mayor obstáculo para la universalización de la enseñanza primaria son las desigualdades en el acceso a la escolarización, especialmente la desigualdad entre sexos, por niveles económicos, etnias o discapacidad. «Los donantes y los Estados deben centrarse ahora en la educación de los niños que viven en las zonas afectadas por conflictos y los Estados frágiles. La cifra de 69 millones de niños sin escuela representa una proporción enorme. No se puede permitir un desperdicio de potencial humano de tan vastas proporciones» declaró Jasmine Whitbread, Directora Ejecutiva de Save the Children.

En la reunión se destacó la necesidad de que los gobiernos inviertan más en la educación para lograr la universalización de la enseñanza primaria para el 2015. A 5 años de los ODM, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, asegura que “desde la mejora de la salud hasta el aumento de la prosperidad, la educación es, en todos los ámbitos, el factor catalizador de un futuro mejor para millones de niños, jóvenes y adultos«.

Fuente: www.unicef.org